Cultura Impopular

El blog de Espop Ediciones

Sábado 7 de marzo de 2009

Identidades secretas

A través de The Book Design Review, me entero (seguro que tarde, como siempre) de la existencia de un libro a priori curioso. Se trata de Secret Identity, un nuevo trabajo de investigación a cargo de Craig Yoe, editor de Boody (la recopilación de disparatadas historietas de Boody Rogers recién publicada por Fantagraphics, siguiendo la estela del exitoso I Shall Destroy All The Civilized Planets! de Fletcher Hanks) y autor de Clean Cartoonist’s Dirty Drawings, aquel volumen de hace un par de años en el que se reunían ilustraciones de corte erótico o meramente picantón a cargo de varios grandes de la historieta norteamericana como Charles Schulz, Jack Kirby, Herriman, Carl Barks, Hank Ketcham, Steve Ditko o Alex Toth (podéis ver algunas muestras aquí). Ya en aquel volumen tenía especial preponderancia el trabajo de Joe Shuster (una de cuyas ilustraciones adornaba la portada), pero ni siquiera el propio Yoe sospechaba que lo que en aquel momento conocía de la obra erótica del cocreador de Superman pudiera ser tan solo la punta del iceberg.

Portadas de Secret identity y de Clean Cartoonists’ Dirty Drawings;
dibujos originales de Joe Shuster.

“Hace poco descubrí varias ilustraciones fetichistas increíbles, anteriormente desconocidas, realizadas por Shuster”, decía esta semana el autor en un mail remitido a varios blogs. “El artista y su guionista, Jerry Siegel, habían vendido a Superman por 130 dólares. Cuando demandaron [a National/DC Comics] con la intención de recuperar los derechos de su personaje, perdieron el juicio y se encontraron marginados en la industria de los tebeos. Shuster pasó una mala racha. Lo que no sabíamos hasta ahora era que, bien para ganarse la vida, bien debido a un interés personal en el tema, Shuster realizó entonces una serie de dibujos de porno sadomasoquista para una colección de librillos titulada Nights of Horror que se vendían de tapadillo en Times Square a primeros de los años cincuenta”.

Dos muestras del arte fetichista de Joe Shuster no recopiladas en el libro.


Tras encontrar por casualidad el primer volumen en una librería de segunda mano, Yoe decidió embarcarse en la búsqueda de las restantes entregas (16 en total), descubriendo de paso que la historia aún tenía elementos mucho más sórdidos: Nights of Horror acabó sus días prohibida por mandato del Tribunal Supremo tras haber inspirado supuestamente varias torturas (entre ellas azotar con un látigo a unas jóvenes) y dos asesinatos cometidos por cuatro adolescentes de Brooklyn (posteriormente conocidos como los Brooklyn Thrill Killers) a lo largo del verano de 1954. En su momento, el caso causó sensación debido a la falta de motivo aparente para los crímenes. Como indica esta noticia aparecida en la revista Time el 30 de agosto de 1954, tras conocerse el arresto, “Ninguna de las víctimas fue robada. Todos los chicos vivían en buenos hogares. Todos eran buenos estudiantes. Ninguno pertenecía a bandas juveniles. Les gustaba el deporte, los libros, la música”. Este aparente sin sentido, sumado a la posterior declaración por parte de los jóvenes de que habían sacado sus ideas de un número de Nights of Horror, sería posteriormente uno de los argumentos esgrimidos por el doctor Fredric Wertham para justificar su denuncia de que los tebeos eran “una de las principales causas de la delincuencia juvenil”.

Diseño de interiores de Secret identity.

Todo esto es lo que, supongo, debe de contar con mucho más detalle Craig Yoe en Secret Identity, The Fetish Art of Superman’s Co-Creator Joe Shuster, un volumen de 160 páginas (prólogo de Stan Lee incluido) que saldrá a la venta el próximo 1 de abril y que recupera gran parte de las ilustraciones e historietas realizadas por el dibujante para Nights of Horror. Mientras tanto, para ir abriendo boca, Yoe lanzó el pasado 2 de marzo un nuevo blog en el que, afirma, irá reuniendo aquellos dibujos que finalmente no han encontrado hueco en el libro así como historias referentes a su creación. Os recomiendo que le echéis un vistazo, sobre todo a la primera entrada, que es una de esas que me gustan a mí particularmente, en la que va desgranando paso a paso el proceso de diseño de la cubierta del libro. No sé si al final el resultado estará a la altura de las expectativas, pero a juzgar por lo que se puede ver en este avance, el elegante diseño de interiores y la mera extravagancia del proyecto ya son motivos suficientes como para que yo al menos me haga con un ejemplar.

Diseño de interiores de Secret identity.

CómicIlustraciónSexo , , 2 comentarios

2 comentarios

  1. Vaya con Mr. Shuster!Aunque no es sorprendente, mercenarios somos todos… Que me lo digan a mí, que izquierdoso como soy ilustro tres chistes semanales para “el Mundo de Baleares”! Casi preferiría el erotismo sado, la verdad… XDDLo que no deja de llamarme la atención es el crédito que se dio (y se sigue dando actualmente) a según qué facetas de la cultura pop (cómics, juegos de rol, últimamente videojuegos) como causantes directos de violencia. Es algo que no recuerdo que haya pasado jamás con otras formas de cultura susceptibles de inspirar conductas de este tipo, como las películas, los libros o los juegos de mesa, y eso que existen casos de asesinos inspirados hasta por el ajedrez.Supongo que cuando más restringido sea el público de un medio concreto (y por tanto más desconocimiento haya de ese medio) es más susceptible demonizarlo, pero aún así, me parece suponerles mucho poder a cómics y juegos varios. Es más, si se considera que tienen este increíble poder sugestionador, por qué no se los usa también para difundir valores positivos?Me da que es simplemente por la razón de que en el fondo todos estos creadores de opinión saben que estas conductas simplemente no son causadas por los cómics o los juegos, sino una torpe excusa para vender más titulares…

  2. Estamos contigo, Tomeu. Qué duro debe de ser para un izquierdoso tener que publicar en El Mundo al lado de fachas como Gallego&Rey, Ricardo, Idígoras&Pachi, Guillermo, Javier Olivares, Santiago Sequeiros, Darío Adanti, Pallarés, Ajubel, Ulises…

Deja tu comentario

Debes entrar para poder comentar.

Quien empieza quemando libros acaba quemando personas.
Heinrich Heine
Popsy